(0261) 6701191 Email
Vazquez 2

Diego Vázquez: «Ojalá pueda volver al club»

¡ÉXITOS PROFE!

Cuando el plantel de Primera División retorne a los entrenamientos, para afrontar la última parte del año, los jugadores se encontrarán una baja importante. Ya no verán una cara conocida en el día a día: Diego Vázquez. Se suma a Instituto de Córdoba.

Y es que el preparador físico deja el club y se incorporará a Instituto de Córdoba, en la Primera Nacional, tras el llamado de Fernando Quiroz para sumarse a su cuerpo técnico.

Diego tuvo un paso corto por Fundación Amigos, pero muy positivo por el gran trabajo que realizó, su muy buena relación con los futbolistas y siendo parte del campeonato de Liga Mendocina conseguido en el 2019.

Diego está esperando el okey para viajar a Córdoba e iniciar el trabajo en La Gloria.

Vázquez, mientras espera el okey para viajar a Córdoba y comenzar su trabajo en La Gloria, habló sobre su etapa en Fadep.

-¿Qué te deja el paso por Fadep?

– La verdad que mi paso por Fadep fue una experiencia muy linda y positiva. Me encontré con un grupo de trabajo muy bueno, con excelentes personas y muy profesionales. Más allá de los resultados deportivos, fue espectacular el día a día, la búsqueda de un objetivo, sumar para un proyecto ambicioso. Me llevo los mejores recuerdos y ojalá el fútbol me brinde la oportunidad de volver.

 -¿Con qué club te encontraste?

-Cando llegué encontré un grupo de jugadores, un cuerpo técnico y colaboradores con muchas ganas de trabajar, con la camiseta puesta. Fadep es un club nuevo y más allá de eso existe un gran sentido de pertenencia. La estructura de trabajo es excelente y funciona muy bien, no por algo acompañaron los resultados. Fue espectacular volver a trabajar en Mendoza y encontrarse con un club que tenga todas estas condiciones.   

Junto a su familia tras lograr el título de Liga Mendocina.

-Llegaste y se dio el título de Liga.

-Tuve mucha suerte, llegué y al poco tiempo logramos el título de Liga Mendocina donde los chicos se brindaron al máximo para cumplir el objetivo. Estaban Daniel Muñoz y David Arena al frente del cuerpo técnico y las cosas funcionaron muy bien en todo sentido. Hay mucha gente que estuvo al lado y sigue en el club, siempre tirando para adelante y apoyando, del primero al último. Por eso no es casualidad lo que se consiguió.  

-¿Cómo ves al club de cara al futuro?

– El proyecto crece a grandes pasos y de manera coherente y organizada, y eso es muy importante. Más allá del crecimiento con respecto a la infraestructura, crece también desde lo deportivo Yo me voy con un equipo que clasificó a la segunda fase del Torneo Regional y arrancó ganándole a San Martín, un equipo histórico. Lamentablemente la pandemia lo frenó. Ya estaba Miguel Nievas al frente, que se sumó a un grupo que venía de hace tiempo y ayudó a crecer muchísimo. También todos los jugadores que se incorporaron en esa etapa nivelaron para arriba, y eso ayuda a que un club siga creciendo. Cuando llegan para sumar es todo mejor y hace que la maquinaria funcione.

En la cena de los campeones junto al cuerpo técnico del 2019.

-¿Cómo tomás este nuevo paso en tu carrera?

-Sumarse a Instituto significa afrontar un desafío muy lindo, es volver a una gran categoría. Ojalá que sea para bien. Tuve la suerte de estar mucho tiempo en Primera División y Primera Nacional, y hay cosas que uno extraña de ese nivel. Surgió la posibilidad de que Teté Quiroz necesitara de mi trabajo y se dio. Lo pensé un poco y lo charlé con Sebastián (Torrico), que fue muy accesible a la hora de decidir. No me presentó ninguna objeción y me apoyó en la decisión que tomé, eso me deja tranquilo porque uno siempre apunta a dejar puertas abiertas. Que el presidente del club del cual te vas, te brinde su apoyo, es muy bueno.

Diego en uno de los últimos partidos del Regional, antes de la pandemia.

¿Esperabas el llamado de Quiroz?

-Si bien con Fernando Quiroz siempre estábamos en contacto, no espera ahora su llamado porque estaba con su equipo armado. Además, se dio lo de la pandemia y no pensaba en volver a trabajar con él. Al profe que estaba se le dio la chance de ir a Rosario Central y por eso Teté me llamó para sumarme. Es muy lindo trabajar con Fernando, hace mucho que nos conocemos y siempre compartimos una amistad. Es muy gratificante porque voy a trabajar con buena gente y a gusto, como me pasó en Fadep.