(0261) 6701191 Email
215e571a 9236 4ec7 Bddd 89c8daf90f8f (1)

Fadep y una ilusión cada vez más grande

SOÑANDO EN GRANDE

El presidente de nuestra institución, Sebastián Torrico, brindó una extensa entrevista en Diario Olé. Habló del presente del club, la construcción del Predio Social y Deportivo y su futuro en San Lorenzo.

Todos lo conocen como el Cóndor, pero su apodo bien podría ser el Mago. En San Lorenzo supo cambiar dos meses por una eternidad, cuando llegó de emergencia por la detención de Migliores y terminó por convertirse en campeón de América e ídolo indiscutido; mientras que en su Mendoza natal proyectó una escuelita de fútbol y una fundación,pero al final fundó el club Amigos por el Deporte que ya juega en el Regional Amateur (antiguo Federal B). Se siente, se siente, Torrico Presidente…

En el 2010, cuando había regresado a Godoy Cruz tras su paso por Argentinos y ni se imaginaba que unos años después se convertiría en un referente azulgrana, Sebastián inició un proyecto en su tierra: la primera idea fue armar una escuelita de fútbol, que al año siguiente se convirtió en una Fundación y en 2013 comenzó a competir en la Liga Regional. Tres años después presentó equipo de Primera en la B de Liga Mendocina y en un año logró el ascenso y ser campeón en la A. La historia siguió y ganó el Federal C, por lo que hoy disputa el Regional Amateur, la cuarta categoría de nuestro fútbol.

Lejos está de ser un cargo honorífico o algo por el estilo. Sebastián Torrico se encarga de todo. “Trato de poner los partidos para el día después que los de San Lorenzo, así tengo libre y puedo seguirlo con tranquilidad. Y alguna vez que me tocó estar concentrado, los miramos con el plantel de San Lorenzo por streaming, je», relata sobre la doble tarea que lleva a cabo día a día.

Sebastián en una de las prácticas del equipo, junto a Ezequiel Alvea.

“Es algo que empecé hace mucho tiempo y me hace bien para ocupar la cabeza en otras cosas. Es difícil sostenerlo económicamente, todo lo hacemos a pulmón y valorás diferentes cuestiones porque sentís el esfuerzo de pagarle a la Policía o lo que vale la planilla para poder jugar un partido. El único ingreso que tenemos son los sponsors, pero como es un proyecto serio, se acerca mucha gente para colaborar”, le cuenta el arquero a Olé.

En FADEP todo lleva su sello. Su mamá es la secretaria y varios de sus amigos integran la Comisión Directiva. Incluso, hay algunos ex compañeros suyos del Tomba que tienen un papel protagónico: el manager es Rodrigo Maldonado (defensor de Godoy Cruz a inicios del 2000) y el goleador del equipo es Osvaldo Miranda, quien se destacó en Ferro y Almagro, pero también pasó por Racing e Independiente​.

“Mi carrera como jugador me sirvió para ir aprendiendo. Muchas veces aprovechó para pedirles una opinión a mis compañeros. Con Blandi, con quien concentrábamos juntos, he charlado varias cosas. Lo mismo con Maías (Lammens), con la gente de Fútbol Profesional, con Hugo (Tocalli), con el Pipi, que hasta participó de algún evento,o con el Colo Cetto, cuando era manager de Central. Es más, también me he puesto en contacto con la gente de Marketing de San Lorenzo para ver cómo se consiguen sponsors, je”, relata sobre el aprendizaje constante en el que vive.

Los vestuarios del Predio Social y Deportivo ya se encuentran terminados.

Siempre que puede, Torri se hace presente y mantiene un vínculo directo con el plantel de su club, en el que hay dos ex CASLA: Federico Bruno y Salvador Reynoso. “Por ahí me pongo mucho de lado del jugador, eso a veces juega a favor y otras, en contra”, afirma. Incluso, en la tierra del sol y el buen vino se recuerda una anécdota que sucedió tras el traspié del debut en el Federal C con derrota 5-2. Ese día, el arquero devenido en presidente entró a un vestuario que estaba muy golpeado y activó el inflador anímico. “Lo que me preocupa es que vamos a salir campeones pero no vamos a poder hacerlo invictos”, arengó. ¿Cómo terminó la historia? Con el equipo festejando el título… “Sé lo que siente el jugador y trato de buscar un equilibrio sobre cuándo caerles, cuándo exigirles y cuándo apoyarlos. Con lo que sí soy firme es con el tema de la conducta”, dice el Cóndor, en su faceta dirigencial.

Los sueños del club de Torrico no se detienen ni por la pandemia: “Estos meses fueron muy duros pero teníamos un presupuesto ya estimado para las obras y pudimos seguir avanzando. Lo que más sufrimos fue la falta de actividad. Todavía no pudimos volver pero tratamos de acompañar a la gente del club en estos meses y también aprovechamos el momento para realizar algunas acciones sociales y ayudar a otra personas”.

FADEP está en pleno crecimiento, más aún desde que en 2018 le cedieron un terreno de cinco hectáreas en Maipú donde ya funcionan dos canchas -planean hacer dos más-, seis vestuarios y hoy se trabaja en el portón de acceso, los baños públicos y el cierre olímpico necesario para jugar de local. “Fue un trabajo grande porque el terreno estaba pelado. Realizamos eventos y rifas para poder generar recursos”, cuenta Torrico. Hoy el club tiene fútbol masculino y femenino y boxeo, pero van por más: “Queremos construir un playón para múltiples deportes y así sumar fútbol sala, básquet, vóley y otras disciplinas”.

Más allá de su exitosa labor como presidente, Torrico tiene en claro qué es lo que le gusta: “Disfruto de atajar todavía y la verdad es que me gusta más estar en el campo que en la oficina, je”. Sabe que estará otro año en el arco cuervo y se imagina ligado al Ciclón el día que decida colgar los guantes, aunque no deja de soñar con su club en Mendoza: “El equipo tiene mucha proyección y no le tengo miedo al desafío del ascenso. Estamos armando una buena infraestructura y no hay apuro, pero sería un sueño llegar a Primera Nacional”.

Fuente Diario Olé